Qué encontrarás en este libro

Sobre 15 miradas

Objetivo:
Descifrar la soledad. Desfragmentarla. Hurgar en lo más hondo para hablarle cara a cara, con franqueza, sin miedos y a calzón quitado, para ayudar y ayudarse, a quien escribe y a quien lee, en el proceso.

Este libro incluye todos los datos estadísticos y recoge todo lo que a día de 
hoy sabemos gracias a los estudios científicos, pero también aquello que hace que alguien se sienta solo, aunque no sea algo medible o fruto de un hecho empírico. Este libro está escrito por personas que conviven o han convivido con la soledad, y está destinado a personas que conviven o han convivido con ella. 

Simón, Nuria o Antoni, buscan las causas, las tipologías, los datos, los 
diagnósticos y las posibles soluciones a la soledad. 
Irene, Antonia Portalo, Marianna o Rafael, cuentan su propia experiencia. 
Amparo busca las respuestas en la Filosofía.
Katja, en la espiritualidad.
Fran Guillén se acerca a ella desde y para la empresa.
Fran Abián desde el deporte.
Cruz, desde sus propias entrañas.
Antonia Peiró escribe desde el vacío de la pérdida.
Mar se acerca a la soledad de un adolescente. 
Silvia,  la soledad como aliada para llegar a la felicidad.

Somos quince autores que colaboramos en este libro; somos ciudadanos como tú, sin más interés por la soledad que nuestra experiencia con ella, y 
escribimos desde nuestra más profunda individualidad, porque todas las personas convivimos o hemos convivido en algún momento con la soledad; con la voluntad de sanar, de ayudar, de aportar y de compartir. 

Autores

Amparo A. Machí
Antoni M. Lluch
Antonia Peiró
Antonia Portalo
Cruz Galdón
Fran Abián
Fran Guillén
Irene Arnanz
Katia Borngräber
Mar del Olmo
Mariana Nessi
Nuria Hernández
Rafael Guerrero
Silvia Edo
Simón Hergueta

Citas que reflejan la temática de los capítulos del libro

 

Capítulo 1 Nuevo paradigma de la soledad, Simón Hergueta

“La soledad se puede convertir en un factor de riesgo para la salud física y mental y por tanto, aunque sea un paradigma de la nueva sociedad emergente, deberíamos ser capaces de saber gestionarla. Lo cierto, no obstante, es que nadie nos prepara para ello. (…) Para saber cómo abordar la soledad resulta importante conocer las formas en las que nos podemos relacionar con los demás.”

 

Capítulo 2 Testimonio de una oveja negra, Irene Arnanz

“Yo, como oveja negra común, puedo asegurarte de que no tengo trastornos ni carezco de habilidades sociales y, aunque soy solitaria, nada me impide amar y ser amada (…) ¿Cómo vive una oveja negra la soledad? Yo diría que no encajamos en ninguna categoría, ni “soledad impuesta” ni “soledad elegida”.

 

Capítulo 3 Las edades de la soledad, Nuria Hernández

“La soledad no deseada, la peligrosa, está ahí, en cualquier hogar, a cualquier edad, y provoca mucho sufrimiento. Si aprendes a identificar a una persona que se siente sola, a escuchar de forma activa, a empatizar con el dolor ajeno y a acompañar de modo respetuoso, habrás dado un verdadero paso de gigante.”

 

Capítulo 4 Somos lo que sentimos, Cruz Galdón

“¿Pudo evitarse? ¿Fue un valiente o un cobarde? ¿Es posible sanar el alma de la congoja y el abatimiento? ¿Hay cura para la enfermedad de las lágrimas? Sinceramente, no me atrevería a responder a ninguna de esas preguntas con la certeza de una respuesta correcta, pues en verdad, cada persona es un mundo inmenso e infranqueable. Pero hay algo en lo que tengo una plena certeza, y es que SOMOS LO QUE SENTIMOS.”

 

Capítulo 5 Estatus sobre la soledad, Toni A Lluch

“Los seres humanos somos sociales por naturaleza, por lo que necesitamos conectar y relacionarnos para no sentirnos solos. Simultáneamente también tenemos la necesidad personal de aislarnos temporalmente del entorno y buscamos voluntariamente este estado de solitud que nos facilita conectar con nosotros mismos.”

 


Capítulo 6 Creando en soledad, Antonia Portalo

La soledad creadora. “Es difícil saber si, a partir de ser un solitario incomprendido, se forjó el ser creador y artista, o fue al revés: el ser nació artista.”

“Soledad, A solas, contigo fluyo. Contigo vuelo hacia otros mundos, otros universos de ensoñaciones y cuentos, de historias resurgidas de entre las palabras escritas que derraman su tinta suspirando emociones y sentimientos. Y si tú no acudes cuando te llame a mi encuentro, yo te buscaré… Tú lo sabes. Iré hacia ti, hacia el vacío blanco e inmenso donde nada es todo para cubrirte de posibilidad infinita donde reha­cer los sueños; vestirte de arcoíris de colores eternos que impregnen tu lienzo con los pigmentos del alma. Y en ti resurgirán mis ideas y se materializarán, consiguiendo la plenitud deseada.”

 



Capítulo 7 La soledad del líder, Fran Guillén

“En mi experiencia he observado tres motivos especialmente importantes que justifican pasar estos lapsos de tiempo en soledad. El primero es la mejora de la capacidad de reflexión (..) El segundo es el incremento de la productividad, (..) Y el tercero es evitar el desgaste energético que genera la interacción social continua.”

 

Capítulo 8 La soledad del corredor, Fran Abián

“Todas estas ventajas que aporta correr en solitario permiten entrenar el cerebro para el caso de que en la vida tengas que afrontar una soledad no querida. Por eso, dicho entrenamiento va a servir para tener una mente fuerte frente a esa soledad no querida.”

 

Capítulo 9 Todos estamos conectados, Katia Borngräber 

“Tener el coronavirus y pasar 15 días en el hospital me dejó muchas impresiones, entre ellas la sensación de soledad. Por suerte conozco muchos remedios y estoy aquí para compartirlos. La respiración, observar la naturaleza, el agradecimiento y el perdón son algunos de ellos. Aceptarte tal como eres es el remedio más importante.”

 

Capítulo 10 El testigo de la soledad, Rafael Guerrero

“Somos testigos de la soledad ajena y de la propia, del miedo y el desasosiego, no estamos libres de contagiarnos, no podemos reconfortar enteramente a quienes acuden a nosotros, ni siquiera a nosotros mismos, ni implicarnos emocionalmente con cada cliente (..) De ahí que resulte capital no dejarse llevar por los nubarrones negros del pensamiento, (…) vigorizarnos psicológicamente en vez de minarnos la moral desde dentro, parar en seco al enemigo interior. Aprender a convivir con la incertidumbre (…) es decir, con lo imprevisible y con la fragilidad.”

 

Capítulo 11 Tú mueres y una parte de mí se va, Antonia Peiró

“Soledad, eso sentimos ante la muerte, ¿qué es para nosotros la soledad? Un sentimiento de tristeza, caracterizado por la falta de acompañamiento, y eso hace que nos sintamos solos (…) es cuando recapacitamos sobre lo que no hemos hecho o no hemos dicho, y es cuando vemos que ya no hay marcha atrás, no podemos cambiarlo, no podemos despertar a esa persona y decir “lo siento”, siento no haber dicho más veces “te quiero”, siento no haber compartido más momentos, simplemente lo siento, y eso aún genera más dolor en nosotros.”

 

Capítulo 12 El pensador, su soledad y el sentido de la vida, Amparo A. Machí

“La vida es particularmente única, individual, excluyente, intrínseca de un solo ser, por tanto, está supeditada a una soledad existencial. (…) La soledad es más tolerable si se adscribe a nuestra propia esencia, a vivir la vida a partir de uno mismo hacia los demás y no de los demás hacia uno.”

 

Capítulo 13 Tú, cara; yo, cruz, Mar del Olmo

¿Y si la soledad pudiera salvarte de tí mismo? Un adolescente encuentra su camino gracias a  la montaña y la escalada, donde está solo frente a sí mismo, sus miedos y su ira.. 

“Néstor no tenía ninguna intención de llevarse a Clara a cenar. Después de demasiados años de relación, la miró a los ojos y le dijo que era el final. Mintió en lo relativo a las razones. Con sus fríos ojos negros clavados en los verdes de ella. Sin remordimientos. Consciente de que, al cerrar esa puerta, se colaría en otra cama caliente de sexo.”

 

Capítulo 14 La soledad y la felicidad, Silvia Edo

“¿Te apetece descubrir la cara interna de tu soledad? ¿aquella soledad que te permite ganar batallas, crecer como persona y disfrutar de todo aquello que te aporta paz y felicidad? ¿sabes que la soledad es exclusiva de cada uno de nosotros? algunas veces la utilizamos como refugio y otras para satisfacer deseos.”

 

Capítulo 15 Mi amiga soledad y yo, Mariana Nessi

“Soledad me miraba de vez en cuando sin tener ninguna palabra. Otras veces me tomaba de la mano y me hacía ver lejos horizontes. Señalaba con su dedo y me mostraba que en la vida hay dos formas de ver las cosas: una positiva y otra negativa. Que había libre albedrío y que era mi decisión escoger la que yo creyera que era la correcta. También me enseñó que existen el amor y el ego y que no era nada fácil saber diferenciar uno del otro.”

Lo que dicen de 15 miradas a la soledad

Booktrailer y reseña

¿Cuántas miradas tiene la soledad?

Por Montserrat Celdrán
Patrona de la Fundación Amigos de los Mayores

«Son muchas las voces que apuntan a que, para poder acompañar en procesos de soledad, tenemos primero que poder analizar de qué soledad estamos hablando y qué consecuencias tiene dicha soledad en la vida de la persona. Para ello necesitamos des-estigmatizar la experiencia de la soledad no deseada para que la persona pueda buscar ayuda sin sentirse juzgada»

Lee el artículo completo aquí